DEJA DE VACIAR TU BASURA EN LAS REDES SOCIALES


¿Qué crees que te ha hecho tan especial como para que todo lo que digas y hagas, cada momento de tu vida privada, y cada palabra que digas, sea tratada como objeto de culto?

¿De dónde viene la creencia de que por tener una cuenta en alguna plataforma social-digital tienes derecho a un micrófono, pódium y público juntos? Y aunque así fuera, ¿qué te hace pensar que lo que dices, lo que muestras a través de textos, videos y fotografías, son relevantes para el mundo?

En realidad, cada quien tiene derecho a subir lo que quiera a sus cuentas en redes sociales. Sólo quise hacer que te preguntes cómo manejas las tuyas. Si lo he logrado, quizá este artículo te sea útil. Y de antemano una disculpa si el inicio de este texto te incomodó. La intención es únicamente que reflexiones sobre tu uso individual de las redes sociales.

Ahora sí, entrando en materia, ¿te has preguntando cómo afecta la percepción de quienes “te siguen” cada vez que usas las redes sociales para quejarte, para dejar en mal a alguien, para acusar o incluso compartir información sensible sobre otras personas o empresas? Su percepción sobre esas personas o empresas cambia de forma irreversible,  y no para bien, eso es definitivo. Pero tal vez no te has detenido a pensar que, quizá lo más delicado es que su percepción sobre ti cambia también. Y es que por algo existe la frase “Lo que Juan dice de Pedro, dice más de Juan que de Pedro”, que no sé a quién se le atribuye, pero cómo le agradezco a su creador porque más cierta no podría ser.

Aquí la cuestión es, ¿qué creencias hay detrás de agarrar y sentarte a despotricar –lanzar mensajes de desprestigio- en contra de otros (ya no diferenciemos si son personas, empresas u organizaciones; para el caso todos son entes que tienen una imagen y una personalidad, sean personas reales o no). ¿Qué piensas que puedes lograr una vez que emites un mensaje negativo sobre estos entes? Pudiera ser alguna –o varias- de las siguientes alternativas:

  • Crees que tienes el derecho a desahogarte de alguna forma y esperas las reacciones de empatía por parte de tus contactos.
  • Esperas que aquel ente de quien te expresas negativamente “obtenga su merecido” por aquello que –según tú- te haya hecho.
  • Pretendes servir de ejemplo para otros, y prevenirlos para que no les ocurra lo mismo que a ti.
  • Te da curiosidad quiénes mostrarán alguna reacción y saber qué personas están al pendiente de ti.
  • Sencillamente no lo piensas y sólo actúas ante el impulso de enojo, rabia o decepción.

Quizá en ocasiones sólo haya una de estas creencias, y tal vez en otras sean varias de ellas mezcladas. Aquí lo importante es, insisto, preguntarse ¿quién te ha hecho creer que eso que tienes que decir es tan importante? ¿por qué depender de hacerlo por esa vía? ¿por qué no de frente y directamente, como en teoría “debería ser”? Y sobre todo, pensando en la manera en que lo haces, ¿realmente crees que suma a la vida de alguien? Definitivamente a la vida de quien estás hablando mal no, pero, sinceramente ¿crees que aquello que tanto ansías compartir agrega valor al mundo?

Este discurso no es moralista, ni mucho menos tiene dedicatoria. Sin embargo, no sé si sea un efecto del aislamiento social  por aquello de la “cuarentena” –que, por cierto, cada vez menos siguen-, pero en estos tiempos veo más mensajes de queja, de acusación, de hate hacia otros, como le dicen ahora. Hay estrés, tensión y una vibra densa en el ambiente, y lo entiendo. Es un momento difícil para todos. Pero si quise puntualizar en este tema es, simplemente, porque pareciera que la gran mayoría no se detiene a pensar en el efecto de lo que dicen y hacen. Del otro lado de estas líneas tú podrás decir “ajá, ¿y por qué tú te sientes con derecho a señalar este tipo de comportamientos?” Y no es así, no me siento con ningún derecho.  Sinceramente mi interés es poner un grano de arena, por pequeño que sea, para despertar la conciencia de quienes tienen la gentileza de leer lo que escribo. Sé que no uso las mejores palabras ni tengo el mejor estilo, pero mi intención es honesta; y si algo pretendo defender siempre es la comunicación no violenta, la responsabilidad en nuestras acciones y la madurez de nuestros pensamientos y mensajes.

Quisiera que revises –si es que quieres, naturalmente- si has pensado en esto antes:

  • ¿Sabías que lanzar culpas te disminuye, y el efecto más grave no es lo que dices del otro, sino cómo esa visión de víctima te empequeñece y te quita poder?
  • ¿Has pensado cómo limita tu crecimiento personal no asumir la responsabilidad de las decisiones que tomaste en el pasado? Pues, seguramente, tú tienes un porcentaje de participación en aquello de lo que te quejas.
  • ¿Te has detenido a reflexionar que, en lugar de encarar a quien no hizo lo que tú esperabas, estás decidiendo escupir tu inconformidad al mundo, como si este tuviera la responsabilidad de mitigar la incomodidad que sientes?
  • Retomando la frase de Pedro y Juan, ¿te has detenido a considerar que, queriendo dejar en mal a otros, quien queda mal y afecta negativamente su propia imagen eres tú?
  • ¿Tienes idea del daño que estás causando a la reputación / imagen de quien estás hablando mal? Y eso ya no se borra nunca.

Ojalá que esto te sume de alguna manera, que no lo eches en saco roto. Incluso si jamás has estado cerca de difamar a nadie, pero si acaso estas líneas te condujeron a hacer un análisis de tu comportamiento en redes sociales, ya habrá resultado de provecho leer hasta aquí. Yo no pretendo decir a los demás qué hacer, porque no es mi rol en esta vida. Mi intención es promover el auto-análisis y que cada quien tome sus propias decisiones. No sobra decir que, la gente talentosa –y que es consciente de ello- no tiene ninguna necesidad de hablar de los demás, mucho menos negativamente.

¡Gracias por leer! Que tengas un excelente día.

Categorías:Automejora, Comunicacion, Desarrollo Humano, Desarrollo Personal, Empatía, Habilidades Interpersonales, Habilidades Sociales, Mindset, Redes Sociales, Relaciones Humanas, Siglo XXI, Social Media, Talento,Etiquetas: , , ,

4 comments

  1. Hola, excelente artículo. Muy interesante. Es la realidad que estamos viviendo actualmente, las personas piden respeto a su forma de pensar pero no respetan el derecho de los demás a pensar diferente a ellos. Y aprovechan para lanzar su basura en las cuentas de las personas para aumentar su ego y creerse dueños de la verdad. Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: